No todas las variantes del SARS-CoV-2 deberían preocuparnos por igual

No todas las variantes tienen la misma importancia. Además de que tampoco parece que puedan hacer que las vacunas dejen de ser efectivas.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) distingue dos tipos de variantes, variantes de interés y variantes de preocupación:

  1. Las variantes de interés son familias de virus que han sufrido una o varias mutaciones que les confieren algunas mejoras en la capacidad de contagio, de gravedad o de resistencia frente al sistema inmunitario. Estas variantes aún no se han dispersado de una manera general, sino que han quedado restringidas a ciertos lugares. Entre ellas tenemos actualmente la eta, iota, kappa, lambda y mu.
  2. Las variantes de preocupación es como se llama a las que han sufrido mutaciones que producen efectos similares a los de las variantes de interés pero que sí se han impuesto de forma generalizada, aumentando enormemente la capacidad de contagio y la virulencia. Incluso han modificado los síntomas que producen, lo que podría poner en jaque los sistemas de diagnóstico, los tratamientos desarrollados o las vacunas. Es el caso de las ya archiconocidas alfa, beta, gamma y delta.

Las variantes de interés pasarán a ser de preocupación si se comienzan a imponer sobre las anteriores y se dispersan de una manera más generalizada, aumentando la infectividad y provocando nuevos brotes más agresivos.

 

https://theconversation.com/no-todas-las-variantes-del-sars-cov-2-deberian-preocuparnos-por-igual-167208