¿Es verdad que hay más de 300 grupos sanguíneos?

Llamamos grupo sanguíneo a cada uno de los tipos en los que clasificamos la sangre de las personas y que está definido por los antígenos que se encuentran en los glóbulos rojos de esa sangre. Los más conocidos desde el punto de vista de la importancia que tienen en la transfusión y en la compatibilidad de donante y receptor son los grupos A, B, 0 y Rh. Pero no son los únicos que existen: es verdad que hay más de trescientos.

Estos grupos no son iguales en todas las personas porque cada individuo tiene la herencia de su madre y de su padre, y expresa unos u otros, en función de esta herencia. Esto tiene mucha trascendencia porque, sobre todo en las personas politransfundidas (que han recibido más de una transfusión), pueden generar anticuerpos frente a antígenos que se expresan en los glóbulos rojos transfundidos y que, por el contrario, no se expresan en los del paciente. Es una respuesta inmune de su organismo hacia esos anticuerpos que le son extraños. Se desarrolla de esta manera lo que nosotros llamamos “anticuerpos irregulares” o antieritrocitarios. Estos anticuerpos comportan un riesgo importante en la transfusión y obligan a que se tenga que transfundir sangre exenta de estos antígenos para que no se produzca la reacción entre el anticuerpo que ha desarrollado el paciente y el antígeno presente en el concentrado de hematíes que se le va a transfundir.

Para evitar que eso ocurra se hace un estudio de compatibilidad cada vez que un paciente necesita una transfusión. Se estudia el grupo sanguíneo (A, B, 0 y Rh) del paciente y se vuelve a analizar el grupo sanguíneo a la bolsa de concentrado de hematíes o glóbulos rojos que se va a transfundir. Para saber si la persona que necesita la transfusión tiene anticuerpos irregulares, se toma una muestra de su plasma y unos hematíes reactivos, cuya composición de antígenos conocemos, y se hace el estudio de anticuerpos irregulares. Si esta prueba realizada con el plasma del receptor sale reactiva, quiere decir que hay anticuerpos frente alguno de los antígenos presentes en las células. Después de esto hay que identificar los anticuerpos del plasma del receptor. Esto permite seleccionar glóbulos rojos de donantes que carezcan de los antígenos complementarios a los anticuerpos irregulares del paciente.

https://elpais.com/salud-y-bienestar/nosotras-respondemos/2022-10-18/es-verdad-que-hay-mas-de-300-grupos-sanguineos.html