El parón en los ensayos de la vacuna de Oxford

La farmacéutica AstroZeneca y la Universidad de Oxford han decidido interrumpir temporalmente el ensayo clínico que estaban llevando a cabo de una vacuna experimental para la Covid-19 después de que uno de los voluntarios que participaban haya desarrollado una reacción adversa. La noticia ha hecho saltar las alarmas de la opinión pública, sobre todo después de la expectativa generada esta misma semana por el Ministro de Sanidad Salvador Illa, que aseguró que España recibiría tres millones de dosis de esta vacuna en diciembre.

Sin embargo, aunque es la segunda vez que se detiene un ensayo clínico de una vacuna para el SARS-CoV-2 – que es también la que más avanzada estaba y la principal apuesta de la Unión Europea y que ya se detuvo anteriormente- lo cierto es que es algo habitual en ciencia. Es frecuente que los ensayos clínicos se pausen para analizar las complicaciones o los efectos secundarios que aparecen en el desarrollo de medicamentos y vacunas. Es como funciona la ciencia.

Y de hecho, que AstraZeneca haya interrumpido temporalmente el ensayo es también buena señal, porque indica que, a pesar de la presión que reciben por parte de la opinión pública y de los gobiernos que están invirtiendo dinero en su vacuna, los mecanismos de control y de seguridad están funcionando correctamente.

 

https://www.lavanguardia.com/ciencia/20200909/483386196059/el-paron-en-los-ensayos-de-la-vacuna-de-oxford-era-esperable-y-una-buena-noticia.html