Nuevos usos terapéuticos de la nicotina frente a la obesidad

Como aclara la primera firmante del trabajo, la investigadora del grupo NeurObesidad de la Universidad de Santiago de Compostela Patricia Seoane Collazo, el tejido  adiposo  pardo (grasa parda) es el que no almacena lípidos (al contrario que la grasa blanca) sino que los ‘quema’ a través de un proceso de termogénesis. Por ejemplo, cuando el sistema nervioso central interpreta que el organismo se encuentra en un ambiente frío desencadena como respuesta una activación de la termogénesis de la grasa parda para incrementar la temperatura corporal.

Desde la perspectiva del control del peso corporal, la posibilidad de convertir la grasa blanca en parda supone contar con un nuevo ‘interruptor’ frente a la obesidad. Como matiza la investigadora, “el descubrimiento no implica que las personas que fuman consigan un mejor control del peso sino que nuestros estudios nos permiten identificar un nuevo mecanismo molecular en la utilización de la nicotina, siempre  médicamente controlada y liberada, con posibilidades hasta ahora desconocidas”. Además, dado este nuevo paso en la comprensión del comportamiento de la nicotina habrá que establecer esfuerzos para definir cómo “la nicotina ejerce sus efectos beneficiosos en el control del peso corporal” y así “poder diseñar terapias que eviten sus efectos nocivos”, principalmente los vinculados a la acción de fumar, afirma Patricia Seoane.

La nicotina puede modular las vías de recompensa, como el sistema opioide endógeno. El sistema  opioide se estableció como un regulador importante en los procesos  neurales  hedónicos y de recompensa, como los que conducen a  conductas  adictivas”, añade Seoane en el trabajo publicado. El artículo también explica que el  “pardecimiento” de la grasa depende de un subtipo de receptores opioides (el receptor  opioide  kappa), específicamente en el área hipotalámica lateral, proceso que ahora se ha constatado en estudios realizados en modelos animales. Además, el trabajo presenta datos en humanos, del grupo de José Manuel Fernández-Real en Gerona, que demuestran que el tejido  adiposo blanco de los fumadores muestra señales de “pardecimiento”. En conjunto, el estudio “abre puertas para la búsqueda de nuevas dianas terapéuticas para el tratamiento de la obesidad”, ya que el equipo de investigación ha comprobado por primera vez la implicación del sistema opioide en el control del “pardecimiento” del tejido adiposo blanco.

 

https://www.diariomedico.com/especialidades/endocrinologia/identifican-nuevos-usos-terapeuticos-de-la-nicotina-frente-a-la-obesidad.html