La sepsis infecciosa causa más muertes que infarto e ictus juntos

La palabra sepsis, pronunciada por un médico que está atendiendo a un paciente hospitalizado o en un centro de asistencia primaria (CAP), desencadena un circuito de emergencia asistencial de cuya eficacia en los primeros minutos dependerá la vida de esa persona. Es el proceso infeccioso más grave, por fulminante, de los que afectan a los seres humanos pero no siempre se manifiesta con signos inequívocos que faciliten una acción médica inmediata y potente, aunque ese es el principal requisito para que el paciente sobreviva. Tampoco existe un tratamiento específico que frene de forma global las múltiples infecciones y fallos orgánicos a que puede conducir una sepsis.

La mortalidad causada por la sepsis es del 30%, como media, muy superior en las situaciones de máxima gravedad. Esta infección dispersa causa en Catalunya más fallecimientos anuales que el infarto de miocardio y el ictus cerebral juntos, asegura la Generalitat. En el 2016, fallecieron en Catalunya por esta causa 4.000 personas. Salut calcula que cada año 22.000 ciudadanos ingresan en los hospitales catalanes a consecuencia de una sepsis grave.

“El objetivo fundamental ante una sepsis es administrar dosis adecuadas de antibiótico en la primera hora en que el paciente ha mostrado algún malestar que permita inducir al médico que lo atiende que sufre este síndrome”, afirma Ricard Ferrer, responsable del área de medicina intensiva (las UCIS) en el Hospital del Vall d’Hebron.

http://www.elperiodico.com/es/sanidad/20170915/la-sepsis-infecciosa-causa-mas-muertes-que-infarto-e-ictus-juntos-6288635